Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | November 4, 2013

Solución al problema de la obesidad infantil in comunidades rurales

(SACRAMENTO, Calif.)

El uso de la telemedicina para reunir a los médicos clínicos y brindarles educación sobre la salud a estos profesionales, y por extensión a sus pacientes, es una forma eficaz de tratar la obesidad infantil en zonas remotas. Para estas comunidades, que generalmente tienen dificultades para acceder a las subespecialidades pediátricas, contar con HEALTH-COP puede ser un cambio radical.

HEALTH-Cop clinic locations © UC Regents HEALTH-Cop clinic locations © UC Regents

La investigación de UC Davis publicada en el American Journal of Medical Quality concluyó que HEALTH-COP, la Comunidad de Práctica de TeleSalud de Comida Sana y Vida Sana (Healthy Eating Active Living TeleHealth Community of Practice), mejoró la salud de las comunidades rurales de toda California.

Los niños que viven en pequeñas comunidades tienen mayor riesgo de obesidad porque a menudo no pueden acceder a alimentos saludables y a diversas actividades. A su vez, la obesidad hace que estos niños presenten un mayor riesgo de sufrir diabetes, hipertensión, depresión y otras enfermedades.

“La prevención y el tratamiento de la obesidad pueden ser particularmente difíciles en las zonas rurales”, comentó Ulfat Shaikh, investigador principal, pediatra y director de Calidad de la Atención Médica de la Escuela de Medicina de UC Davis. “Estas familias no tienen tanto acceso a senderos para caminar, juegos y lugares donde comprar comida saludable. En algunos lugares, hay una única despensa en todo el pueblo”.

Para peor, los médicos de atención primaria también tienen sus propios problemas de acceso, ya que no cuentan con la ayuda de colegas que suele favorecer mucho la atención médica que se brinda. Shaikh observa que estudios anteriores han demostrado que el acceso a una permanente actualización por parte de los médicos y el apoyo de los colegas eran temas de gran importancia para los médicos de las comunidades rurales.

Para brindar estos recursos y otros adicionales, Shaikh y sus colaboradores crearon HEALTH-COP, una red de aprendizaje virtual y de mejoramiento de la calidad con llegada a siete centros de atención en zonas rurales de California. Estos consultorios estaban ubicados en distintos ámbitos y atendían a distintas poblaciones de pacientes. Por ejemplo, uno se encontraba en el Condado de Imperial, en la frontera entre México y California; otro estaba situado en el Condado de Humboldt cerca del límite entre California y Oregon.

Mediante la conferencia por video y otros métodos similares, los médicos clínicos rurales aprendieron a evaluar mejor el peso de los pacientes; a brindar asesoramiento sobre nutrición y actividades físicas;  a reorganizar los consultorios para brindar una mejor atención; a detectar los factores de riesgo; y a implementar estrategias para debatir de manera efectiva el peso corporal.

“A veces las familias plantean el problema, pero otras lo niegan”, afirmó Shaikh. “Les brindamos instrucción sobre cómo realizar entrevistas motivacionales para ayudar a cambiar los hábitos y estilos de vida de los pacientes. Enseñamos a sus equipos a evaluar dónde se estaban paradas las familia y a ayudarles a tomar decisiones”.

La combinación de materiales clínicos, educación y ayuda de los colegas tuvo un impacto significativo en la atención. El equipo de UC Davis analizó las prácticas clínicas, antes y después de la implementación del programa, y calificó a los médicos clínicos de acuerdo con sus habilidades para documentar el IMC del paciente y otras medidas de peso, asesorar a los pacientes y a las familias y brindar atención centrada en la familia. Durante el estudio, la puntuación media aumentó de 3,5 a 4,6 en una escala de cero a cinco.

Luego los investigadores examinaron las percepciones de la familia. El equipo encuestó a los padres durante algunas de las consultas de los niños. En la encuesta se les preguntó si habían recibido algún tipo de asesoramiento sobre distintos temas relacionados con la dieta, el tiempo frente a la pantalla y la importancia de la actividad física. Los resultados demostraron que los médicos clínicos empezaron a cubrir más temas. En particular, ampliaron su asesoramiento sobre el tiempo frente al televisor, el consumo de bebidas azucaradas, las comidas familiares y la importancia de comer frutas y verduras.

Tres meses más tarde, el equipo realizó un seguimiento, esta vez se enfocaron en analizar si la mejora en el asesoramiento había tenido algún impacto en los hábitos de los pacientes. Y efectivamente sí la había tenido, ya que los niños habían mejorado sus dietas y habían aumentado la cantidad de actividad física que realizaban.

Los médicos clínicos recibieron listas con recursos de la comunidad, como alimentos a precios accesibles, programas después del horario escolar y servicios de apoyo, para guiar a las familias en el rumbo correcto. También recibieron gráficos, pósters, ruedas de IMC y otro tipo de materiales. Además, la red brindó acceso a las últimas pautas sobre atención médica de la Academia Americana de Pediatría (AAP) y otros recursos.

Quizá la innovación más útil fue la conectividad entre las clínicas. La ayuda de colegas entre los médicos clínicos rurales les permitió compartir experiencias y conocimientos, adaptar y personalizar los materiales, por ejemplo los folletos educativos para padres, y buscar formas creativas para que sus pacientes tengan un mejor acceso.

“Como pediatra de la ciudad, si hay algún tema que no puedo resolver, lo único que debo hacer es buscar a un colega en el edificio y pedirle su opinión”, comentó Shaikh. “Al crear esta red, les permitimos a los médicos clínicos rurales hacer lo mismo. Sin importar en qué parte de California se encuentren, todos enfrentan problemas similares. Ahora pueden compartir las soluciones”.

Otros autores del estudio fueron Jasmine Nettiksimmons, Jill G. Joseph, Daniel Tancredi y Patrick S. Romano.

El estudio fue financiado por la Agency for Healthcare Research and Quality, a través de la subvención K08HS18567.

El Hospital Infantil de UC Davis es el único hospital integral para niños en la región de Sacramento que ofrece atención a bebés, niños, adolescentes y adultos jóvenes con servicios de subespecialidades médicas y atención médica primaria y crítica. El hospital incluye la única sala de emergencias pediátricas y centro de traumatismo pediátrico de Nivel I en el Valle Central, que ofrece el máximo nivel de atención a niños con enfermedades críticas. Este hospital infantil de 129 camas incluye las unidades de cuidados intensivos neonatales y cuidados intensivos pediátricos, con 49 y 24 camas respectivamente, y una unidad de cuidados intensivos cardíacos pediátricos. Con más de 120 médicos en 33 subespecialidades, el Hospital Infantil de UC Davis tiene más de 74.000 visitas clínicas y hospitalarias y 13.000 visitas a la sala de emergencia cada año. Para obtener mayor información, visite children.ucdavis.edu.