Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | October 8, 2013

Estudio de UC Davis descubre posbibles biomarcadores para los subtipos de TDAH

(SACRAMENTO, Calif.)

Mediante el uso de una prueba básica de funcionamiento cerebral, los investigadores de UC Davis han encontrado diferencias en los cerebros de los adolescentes que presentan los dos subtipos de trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y los adolescentes que no presentan el trastorno, lo cual sugiere que la prueba puede ofrecer un posible biomarcador para los distintos tipos del trastorno.

Catherine Fassbender Catherine Fassbender

Las diferencias se observaron en las ondas cerebrales exhibidas durante los electroencefalogramas (EEG) realizados a adolescentes con los subtipos ‘con predominio de desatención’ y ‘combinado’ de este trastorno y a adolescentes típicos, y demostraron que estos grupos exhiben perfiles psicológicos distintos. La investigación aparece publicada hoy en Internet en la revista Biological Psychiatry.

Los investigadores detectaron que, al prepararse para realizar una actividad en la computadora, los adolescentes con el subtipo de TDAH cuyo síntoma primario es la desatención mostraban patrones de ondas cerebrales distintos que aquellos con el subtipo de TDAH cuyos síntomas son la hiperactividad y la impulsividad.

“Los subtipos de TDAH parecen subjetivamente muy distintos desde la perspectiva clínica, pero existen algunos marcadores psicológicos objetivos que han podido detectar estas diferencias”, comentó Ali Mazaheri, profesor adjunto del Academic Medical Center (Centro Médico Académico) de la Universidad de Ámsterdam de los Países Bajos e investigador invitado del Center for Mind and Brain (Centro para la Mente y el Cerebro) de UC Davis. “Este estudio demuestra que existen cambios en las ondas cerebrales relacionadas con el procesamiento visual y la planificación motora que pueden utilizarse para distinguir los subtipos de TADH”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU., en 2007, aproximadamente entre el 9 y el 10 por ciento, o alrededor de 5,5 millones de niños de entre 4 y 17 años fueron diagnosticados con TDAH; el porcentaje de niños con TDAH informado por los padres aumentó un 22 por ciento entre 2003 y 2007. El TDAH es aproximadamente dos veces más común en los niños que en las niñas, y es una de las enfermedades psiquiátricas más diagnosticadas en los niños.

Participaron del estudio 57 niños de entre 12 y 17 años, 23 sin TADH y 17 pertenecientes a cada uno de los grupos: el tipo con predominio de desatención y el tipo combinado. El estudio colaborativo fue realizado entre 2009 y 2013 por el Center for Mind and Brain y el MIND Institute, ambos de UC Davis.

Se examinaron las ondas cerebrales de los adolescentes utilizando gorros para EEG con 32 electrodos para evaluar a estos adolescentes mientras realizaban una actividad en la computadora, durante la cual recibieron pistas visuales para ayudarlos a realizar el ejercicio. Algunas pistas eran más útiles que otras, por lo cual, en ocasiones, el ejercicio les exigía dejar de lado el impulso inicial para poder responder correctamente. Estas situaciones son particularmente difíciles para las personas con TADH. 

Por ejemplo, se registraron las ondas cerebrales mientras se evaluaba el desempeño de los participantes en un ejercicio de computación durante el cual se les pidió que observaran una serie de flechas que apuntaban hacia distintas direcciones en la pantalla de la computadora, y que indicaran la dirección hacia la cual apuntaba la flecha que se encontraba en el centro oprimiendo un botón para indicar izquierda o derecha. En la serie de flechas que aparece a continuación, la flecha del centro apunta hacia a la izquierda:

>><>> 

Los investigadores examinaron las ondas cerebrales alfa y beta de los adolescentes después de observar las pistas visuales, y hallaron diferencias entre los adolescentes con los subtipos de TDAH y los adolescentes de desarrollo típico. El patrón de ondas alfa de los adolescentes con el tipo con predominio de desatención no procesó la información importante incluida en las pistas visuales, lo cual les impidió completar con éxito el ejercicio.

Los investigadores también examinaron las ondas beta de los sujetos, asociadas al desempeño de actividades motoras. Aquí también se observaron diferencias entre las personas con y sin TDAH, y la mayor deficiencia se observó en los adolescentes con el tipo combinado, lo cual sugiere que estos adolescentes fueron quienes presentaron la mayor dificultad para realizar la actividad motora: oprimir un botón.

Independientemente del subtipo, los participantes con TADH fueron menos capaces de concentrar la atención en la actividad que debían realizar que aquellos sin el trastorno, con lo cual se validó un hallazgo informado por el actual equipo de investigación en 2010.

“Los investigadores del área de TDAH se han cuestionado si el subtipo combinado de TDAH representa simplemente un tipo más severo de TDAH”, afirmó Catherine Fassbender, una científica investigadora del MIND Institute.

“Nuestro estudio sugiere que existen perfiles de impedimentos diferenciales en los subtipos de TDAH, y no un simple efecto sumatorio de impedimentos en el subtipo combinado de TDAH”, agregó Fassbender. “El grupo con predominio de desatención tuvo problemas para procesar las pistas, mientras que el grupo de tipo combinado tuvo problemas para utilizar las pistas para prepararse para una respuesta motora. “Estas diferencias, los cambios en las ondas alfa en la corteza visual del cerebro relacionada con el procesamiento visual, y los cambios beta en la corteza motora del cerebro relacionada con la planificación motora, podrían representar impedimentos particulares de cada uno de los dos subtipos”.

Instituto de MIND de UC Davis
En el Instituto de MIND de UC Davis, científicos reconocidos mundialmente realizan investigaciones para identificar mejores tratamientos, así como también las causas y curas para el autismo, el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, el síndrome X frágil, el síndrome de Tourette y otras enfermedades de desarrollo neurológico. Los avances en neurociencia, biología molecular, genética, farmacología y ciencias de la conducta están llevando a un mejor entendimiento de la función cerebral. El Instituto de MIND de UC Davis usa éstas y otras disciplinas para realizar investigaciones colaborativas y multidisciplinarias. Para mayor información, visite mindinstitute.ucdavis.edu.