Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | September 7, 2012

Equipo de Trabajo establece nuevas pautas de práctica clínica para triglicéridos

(SACRAMENTO, Calif.)

Si bien las estrategias de tratamiento para niveles altos de triglicéridos en la sangre están bien establecidas, nuevas pautas de práctica clínica de la Sociedad de Endocrinología dadas a conocer hoy en la Revista de Endocrinología Clínica y Metabolismo recomiendan que se preste más atención a las formas en que la historia, fisiología y estilo de vida de cada persona interactúan para afectar el riesgo.

Niveles altos de triglicéridos en la sangre, o hipertrigliceridemia, aumentan significativamente el riesgo de enfermedades cardíacas, pero las causas de los niveles elevados y el nivel de riesgo que representan pueden diferir de persona a persona, enfatizan los científicos.  Por ejemplo, factores genéticos pueden jugar un rol crítico en un paciente mientras que la interacción de distintas drogas puede ser esencial para otro.

Las pautas enfatizan la necesidad de examinar la forma como el perfil genético, la dieta, el estilo de vida y los medicamentos de cada paciente interactúan para determinar el riesgo neto.

"Lo concreto es que para entender el riesgo de un paciente debemos examinar todas estas cosas de manera más personalizada", dijo Lars Berglund, destacado endocrinólogo, decano asociado de investigación y director del Centro de Ciencia Clínica y Traslativa de UC Davis.  Berglund lideró el equipo de trabajo que evaluó el estado actual del diagnóstico y tratamiento de niveles altos de triglicéridos en la sangre para establecer nuevas pautas.

Los triglicéridos son moléculas grasosas que circulan en la sangre como resultado natural de la descomposición de la comida en el intestino.  Son esenciales para proveer energía a los músculos y otros tejidos.  Pero como el colesterol LDL, el exceso de triglicéridos puede adherirse a las paredes de las arterias y aumentar el riesgo de ateroesclerosis y otras enfermedades cardíacas.

El equipo de trabajo señaló que las causas del exceso de triglicéridos en la sangre no se han entendido completamente, pero muchos aspectos del diagnóstico y tratamiento están bien establecidos.  Por ejemplo, las comidas grasosas, el tabaco y el poco ejercicio claramente contribuyen al riesgo de altos niveles de triglicéridos y colesterol LDL. Pero una dieta  con altos niveles de azúcares simples, al consumir mucho pan blanco y sodas con azúcar, aumenta los niveles de triglicéridos sin afectar el colesterol.

De la misma forma, el alcohol ayuda a niveles saludables de HDL -- el "colesterol bueno" -- pero el consumo de alcohol lleva a niveles más altos de triglicéridos, según informa el equipo de trabajo.   Los pacientes que comparten algunos de los mismos factores de riesgo pueden enfrentar distintos niveles de riesgo en general por diferencias únicas entre ellos.  Entender la importancia de un riesgo dado requiere un perfil completo de cada paciente.

Ciertas mutaciones genéticas heredadas también pueden contribuir al riesgo en general, pero el estilo de vida, la dieta y otros factores parecieran ser la causa de más casos de niveles altos de triglicéridos que la genética, dijo Berglund.  Cuando se combinan con el tabaco, una mala dieta o ejercicio limitado, las vulnerabilidades genéticas representan riesgos particularmente altos.

El equipo de trabajo señaló que las estatinas son efectivas contra los niveles altos de triglicéridos pero niveles inusualmente altos requieren medicamentos más fuertes. Las drogas conocidas como fibratos son la primera línea de defensa contra niveles excesivos de triglicéridos, lo cual puede causar pancreatitis, una inflamación que presenta problemas serios de salud y generalmente es fatal.

El informe indica que una preocupación frecuente es cómo las drogas recetadas para tratar otros problemas médicos pueden interactuar para elevar los niveles de triglicéridos en la sangre.  Por ejemplo, una droga llamada secuestrante de ácido biliar, recetada para el LDL alto, puede aumentar triglicéridos a niveles potencialmente peligrosos.

"Quizá la preocupación más urgente que no se ha tratado lo suficiente es la necesidad de considerar toda la historia y los factores de riesgo de un paciente para evaluar la vulnerabilidad a la ateroesclerosis", dijo Berglund.

El equipo de trabajo incluyó siete endocrinólogos universitarios estadounidenses y europeos, incluyendo un científico de la Asociación Americana del Corazón.  Otros autores del estudio fueron John D. Brunzell, University of Washington; Anne C. Goldberg, Washington University; Ira J. Goldberg, Columbia University; Frank Sacks, Harvard University; Mohammad Hassan Murad, Mayo Clinic; y Anton F. H. Stalenhoef, Radboud University, Holanda.

Centro de Ciencias de Resultados en Laboratorios y Prácticas (CTSC)
El Centro de Ciencias de Resultados en Laboratorios y Prácticas de UC Davis es parte de un consorcio nacional, liderado por el Centro Nacional de Recursos de Investigación en los Institutos Nacionales de Salud, que está mejorando la forma como la investigación biomédica se conduce en todo el país. La meta es reducir el tiempo que lleva que los descubrimientos investigativos se conviertan en tratamientos para los pacientes, como así también capacitar a la próxima generación de investigadores clínicos. Para mayor información, visite healthsystem.ucdavis.edu/ctsc.