Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | August 27, 2012

Los niños hispanos con retrasos de desarrollo y autismo generalmente reciben diagnósticos equivocados

Es necesario tener más conocimiento sobre los hitos de desarrollo

(SACRAMENTO, Calif.)

Los niños hispanos con retrasos de desarrollo generalmente no son diagnosticados y muchos niños hispanos y no hispanos que primero se pensó tenían retrasos de desarrollo en realidad tenían autismo, según un estudio de investigadores afiliados al Instituto MIND de UC Davis.

Virginia Chaidez © UC Regents
Virginia Chaidez

El estudio, uno de los más grandes hasta la fecha en comparar el desarrollo de niños hispanos y no hispanos, es publicado en la revista Autismo. En virtud de estos resultados, los autores del estudio recomiendan mayores esfuerzos de salud pública para expandir el conocimiento, especialmente entre los hispanos, sobre los indicadores del autismo y los retrasos de desarrollo.

"Nuestro estudio genera preocupaciones respecto al acceso a información correcta y culturalmente relevante sobre los hitos del desarrollo y la importancia de intervención temprana y tratamiento", dijo Virginia Chaidez, autora principal e investigadora post-doctoral en el Departamento de Ciencias de Salud Pública de UC Davis cuando se realizó el estudio. "El autismo y el retraso de desarrollo tienden a no diagnosticarse cuando los padres no saben qué signos deben observar, y los trastornos generalmente se diagnostican erróneamente cuando los padres no tienen acceso a controles y chequeos adecuados".

El retraso de desarrollo se diagnostica en niños que están atrasados con respecto a otros en alcanzar importantes hitos mentales o físicos, mientras que el autismo se caracteriza por déficits en interacciones sociales y conductas de comunicación.  Los síntomas de ambos trastornos se pueden mejorar con intervenciones específicas, y las más grandes mejoras se ven cuando las intervenciones comienzan a más temprana edad.

Para realizar el estudio, los investigadores usaron información del Estudio de Riesgo Genético y Ambiental del Autismo Infantil (CHARGE), un estudio de base poblacional sobre factores que aumentan el riesgo de autismo o retrasos del desarrollo.  El estudio actual incluyó a 1,061 niños viviendo en California, de entre 24 y 60 meses de edad. Se los dividió en tres grupos: niños con autismo, niños con retraso de desarrollo pero sin autismo, y niños con desarrollo típico. Todos los diagnósticos fueron confirmados o modificados en base a evaluaciones por parte de clínicos del Instituto MIND.

Las evaluaciones de los niños hispanos fueron realizadas por clínicos bilingües y biculturales en inglés y español, dependiendo del idioma predominante en el hogar. Los resultados de niños con por lo menos un padre hispano de cualquier raza fueron comparados con los resultados de niños de padres blancos, no hispanos.

Irva Hertz-Picciotto © UC Regents
Irva Hertz-Picciotto

"Nuestra meta fue usar el estudio CHARGE para ayudar a llenar los vacíos en la investigación del autismo en los hispanos y poder entender lo que el autismo es en esta creciente población en Estados Unidos", dijo Irva Hertz-Picciotto, profesora de ciencias de salud pública, investigadora del Instituto MIND e investigadora principal de CHARGE.  "Ningún otro estudio de autismo ha incluido una proporción tan grande de niños hispanos".

La comparación del resultado de los niños hispanos con los de niños no hispanos reveló que hay más similitudes que diferencias en términos de perfiles de autismo, incluyendo resultados de diagnóstico, y si los niños perdieron aptitudes adquiridas y funcionamiento general a nivel intelectual, social y físico.

Sin embargo, un resultado llamativo fue que un 6.3 por ciento de los niños hispanos de la población general inscriptos en el estudio sin un diagnóstico previo mostró signos de retraso de desarrollo, en comparación con sólo 2.4 por ciento de participantes no hispanos, que es el porcentaje esperado.  Esto genera temor en los investigadores de que muchos niños hispanos con retrasos de desarrollo pueden no estar recibiendo los servicios que necesitan.

También se advirtieron porcentajes altos similares (alrededor del 19 por ciento en general) de niños hispanos y no hispanos seleccionados para el estudio que tenían retraso de desarrollo previamente reconocido pero que en realidad mostraban signos de autismo.  Esto genera preocupación sobre el acceso adecuado a una evaluación correcta del desarrollo.

Cuando el análisis se limitó a niños bilingües, surgió una relación significativa entre la exposición a un idioma secundario (cuando a un niño se le habla en un idioma que no es inglés un 25 o 30 por ciento del tiempo) y resultados más bajos en pruebas estandarizadas de lenguaje receptivo y expresivo.  Esto dio resultados cognitivos generalmente más bajos para este grupo.

"Nuestros resultados enfatizan la importancia de considerar la cultura y otros factores familiares tales como exposición a múltiples idiomas que pueden afectar el desarrollo al interpretar las pruebas clínicas, aun cuando éstas se realizan en el idioma preferido del niño", dijo Robin Hansen, profesor de pediatría de UC Davis, director de programas clínicos del Instituto MIND de UC Davis y co-autor del estudio.

Robin Hansen © UC Regents
Robin Hansen

Hansen, el equipo clínico del Instituto MIND y el Centro de Excelencia en Discapacidades del Desarrollo del Instituto MIND han trabajado mucho para proporcionar información correcta, actual y científica sobre discapacidades del desarrollo a padres, educadores, terapeutas y especialistas de salud a través de una conferencia anual, recursos en Internet y trabajo comunitario.

"Es decepcionante que tantos niños no reciban un diagnóstico o reciban uno equivocado", dijo Chaidez.  "Las diferencias entre discapacidades del desarrollo pueden ser sutiles pero son importantes e involucran distintos enfoques de tratamiento. Debemos asegurarnos de que todos los niños reciban controles rutinarios de desarrollo, diagnóstico e intervención temprana de manera que puedan alcanzar todo su potencial".

Para información sobre hitos del desarrollo, visite "Conozca los Signos" en el sitio Web de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, que está disponible en inglés y en español en
www.cdc.gov/ncbddd/actearly/index.html. Los padres que estén preocupados por el desarrollo de sus hijos deberían trabajar con sus proveedores de salud, su distrito escolar y el centro regional del Departamento de Servicios de Desarrollo de California para identificar servicios apropiados.

El estudio, titulado "Trastornos del espectro autista en hispanos y no hispanos", está disponible en http://aut.sagepub.com/content/16/4/381. La investigación fue financiada por el Instituto Nacional de Salud Ambiental (becas R01-ES015359 y P01-ES11269), el programa STAR de la Agencia Federal de Protección Ambiental (becas R-829388 y R-833292) y el Instituto MIND de UC Davis.

Con sede en Sacramento, California, el Instituto MIND de UC Davis es un centro internacional de investigación colaborativa comprometido a generar conocimiento, entendimiento, prevención, atención y cura de trastornos del desarrollo neurológico.  Usando la tecnología biomédica avanzada y la infraestructura de investigación de UC Davis, los clínicos y científicos del instituto realizan investigaciones que asegurarán un futuro mejor para individuos con trastornos de desarrollo neurológico, que afectan a uno de cada veinte estadounidenses.  Para mayor información, visite www.ucdmc.ucdavis.edu/mindinstitute.