Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | August 10, 2012

UC Davis y Shriners estudian el uso de imanes para corregir el "pecho hundido"

Un dispositivo de investigación corrige la deformidad del tórax como los aparatos corrigen los dientes

(SACRAMENTO, Calif.)

El Hospital Infantil de UC Davis y el Hospital Infantil de Shriners en el Norte de California se han embarcado en el innovador estudio de un dispositivo que usa imanes para corregir el pecho hundido, la anomalía congénita más común de la pared torácica, de la misma forma que los aparatos de ortodoncia corrigen los dientes.

Diana Farmer Diana Farmer

El pecho hundido (pectus excavatum) es una deformidad del cartílago que conecta las costillas con el esternón.  El cartílago deformado empuja el esternón hacia dentro, haciendo que el tórax se vea hundido. La enfermedad afecta a aproximadamente uno de cada 800 niños nacidos en Estados Unidos cada año y es tres veces más común en los varones que las mujeres.

El estudio clínico pondrá a prueba la seguridad y eficacia de un dispositivo de investigación llamado "mini-transportador magnético" y es liderado en UC Davis por la profesora y jefa del Departamento de Cirugía Diana Farmer en la Facultad de Medicina de UC Davis. En Shriners el estudio es liderado por Gary Raff, cirujano infantil que también es profesor asociado de cirugía cardíaca pediátrica en UC Davis.

"En un centro médico universitario siempre se trata de encontrar formas de hacer major las cosas", afirmó Farmer, una cirujana infantil. "Nuestra misión va mas allá de dar la mejor atención clínica posible", afirmó Farmer. "Hacemos investigaciones sobre  atención clínica y capacitamos en ello a la próxima generación de médicos". 

Tradicionalmente, el pectus excavatum ha sido corregido con una cirugía importante de la pared torácica.  Los procedimientos involucrados son significativos y requieren hospitalización y un control cuidadoso del dolor.

En el nuevo proceso investigativo, mínimamente invasivo, se incrusta un imán quirúrgicamente debajo de la piel en la superficie del esternón del paciente durante una visita externa. El paciente puede volver a su casa el mismo día con muy pocas molestias.

El imán revestido de titanio tiene el tamaño de una moneda de 25 centavos.  Un segundo imán se aloja en un soporte especialmente diseñado que se lleva fuera del tórax en un dispositivo llamado mini-transportador magnético.  El dispositivo crea un campo de fuerza magnética constante que aplica una fuerza controlada y regular en el imán del esternón, tirando el esternón hacia fuera para corregir la deformidad.  El paciente usa el soporte de 3 a 12 meses, según la gravedad de la deformidad.

El pecho hundido es en general un defecto cosmético, pero algunos estudios indican que en casos graves esta afección puede causar problemas cardíacos y respiratorios, porque la deformidad puede limitar el flujo de sangre al corazón y puede impedir que los pulmones se expandan completamente.   Estos problemas se pueden mejorar o eliminar si se corrige el pecho hundido.

Algunos pacientes también sufren serias dificultades emocionales y baja autoestima porque la enfermedad generalmente empeora en la adolescencia, cuando los jóvenes están especialmente preocupados  por su apariencia física, dijo Farmer.

El procedimiento del mini-transportador magnético fue desarrollado y el ensayo clínico iniciado por el cirujano infantil Michael R. Harrison, director emérito del Centro de Tratamiento Fetal de la Universidad de California en San Francisco (UCSF). UC Davis y Shriners están colaborando con UCSF en el estudio, que inscribirá niños y adolescentes de entre 8 y 14 años de edad por un período de 18 a 24 meses en UC Davis, Shriners y UCSF.

La investigación es financiada por  los Institutos Nacionales de la Salud.

El Hospital Infantil de UC Davis es el único hospital integral para niños de relevancia nacional en la región de Sacramento que ofrece atención a bebés, niños y adolescentes con servicios de subespecialidades médicas, atención primaria y cuidados intensivos. El hospital incluye el único departamento de emergencia infantil y centro de traumatismo infantil de Nivel I, que ofrece atención del más alto nivel a niños gravemente enfermos. El hospital de 129 camas incluye una unidad neonatal de cuidados intensivos de vanguardia con 49 camas, una unidad infantil de cuidados intensivos y otra de cuidados intensivos cardiacos, ambas con 24 camas. Con más de 120 médicos en 33 subespecialidades, el Hospital infantil de UC Davis recibe cada año más de 74,000 visitas clínicas y de hospital y 13,000 visitas a la sala de emergencias. Para obtener mayor información visite www.ucdmc.ucdavis.edu/children.