Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | May 1, 2012

Mujeres en países pobres pueden calentar la leche materna a baño María para desactivar el VIH, muestra un estudio de UC Davis

Editor's note:

Para un video sobre el proceso de baño Maria, envíe un correo electrónico a karen.finney@ucdmc.ucdavis.eduClick here to view release in English.

(SACRAMENTO, Calif.)

Un equipo internacional liderado por investigadores de UC Davis demostró que madres africanas al sur del Sahara pudieron seguir con éxito el protocolo de calentar la leche materna a baño María para reducir la trasmisión a sus bebés del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) -que es el virus que causa el SIDA.

Calentar la leche materna a baño María es recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para las madres con VIH en períodos de mayor riesgo de transmisión.  La técnica consiste en extraer la leche materna en un frasco de vidrio, poner el frasco en una olla pequeña con agua y calentar hasta que el agua hierva.

Investigaciones previas de UC Davis y UC Berkeley mostraron que este proceso desactiva el VIH en la leche materna, mientras mantiene sus propiedades nutritivas y de protección contra infecciones. Pero si las mujeres en países pobres iban a poder o estar dispuestas a usar la técnica no había sido establecido.

Publicado en la edición de mayo de la Revista del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, el estudio actual mostró que las mujeres en Dar es Salaam, Tanzania -un área urbana pobre--pudieron seguir el protocolo regularmente durante un promedio de aproximadamente 10 semanas, con algunas mujeres usando el método hasta por un año entero.

"Más mujeres con VIH de lo que habíamos anticipado estuvieron dispuestas y pudieron calentar su leche materna a baño María y usar la técnica sin riesgos a pesar de recursos muy limitados", dijo Caroline Chantry, profesora de pediatría en el Hospital Infantil de UC Davis y autora principal del estudio. "Estas revelaciones muestran que las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud se pueden aplicar en escenarios reales en el mundo".

Aún sin medicamentos para la infección, a las madres con VIH en regiones de pocos recursos se les aconseja amamantar exclusivamente por seis meses. El amamantamiento exclusivo puede reducir las probabilidades de transmisión del VIH de madre a hijo durante los primeros meses de vida, en comparación al amamantamiento parcial. Los médicos creen que esto se debe a que la alimentación mixta aumenta la probabilidad de alérgenos o contaminantes que comprometen el forro epitelial del tubo digestivo de un bebé, haciendo más fácil que el VIH pueda pasar. Pero si bien el amamantamiento a más largo plazo aumenta significativamente la probabilidad de transmisión del VIH, la cesación temprana del amamantamiento está asociada a altos niveles de morbosidad y mortalidad en zonas subdesarrolladas.

"Es un período de muy alto riesgo de enfermedades y muertes por infecciones gastrointestinales", dijo Chantry. "La técnica de baño María puede ayudar a las mujeres a darles a sus bebés leche materna rica en anticuerpos más allá de los seis meses de edad y reducir la posibilidad de transmisión del VIH al mismo tiempo".

Para determinar si las mujeres usarían el protocolo, Chantry y su equipo inscribieron en el estudio a 101 madres con VIH y sus bebés: 86 bebés todavía estaban vivos y participando en el estudio a los cinco meses de edad cuando se les hizo un test de VIH.  De estos bebés, 72 fueron VIH-negativo, y más de la mitad de sus madres optó por calentar su leche materna a baño María.

Grupos de consejeros proveyeron el equipamiento necesario y luego visitaron a las madres semanalmente para darles instrucciones sobre cómo calentar la leche materna a baño María y observar cómo seguían el protocolo, que incluía lavarse las manos, limpiar los utensilios, calentar la leche a la temperatura correcta (generalmente 72.9◦C) y luego dejarla enfriar antes de alimentar al bebé con una cuchara o una tasa.

"Estas madres lograron seguir el protocolo solamente con el apoyo modesto de consejeros entrenados y no de prestadores profesionales de salud", dijo Chantry.  "Este método es económico en términos de costos y personal, y podría ser sostenible en lugares de pocos recursos".

Cada dos semanas se recolectaron muestras de leche materna sin tratar y calentada a baño Maria para realizar un análisis bacteriano.  Se demostró que la leche calentada a baño Maria era segura desde el punto de vista bacteriológico.

Chantry dijo que el estudio crea el marco para un ensayo clínico para determinar si la técnica de baño María mejora la salud de los bebés, y evaluar la efectividad en costos de las mejoras de salud, además de la prevención de infecciones por VIH.

"Nuestro trabajo está centrado tanto en la prevención del VIH como en la supervivencia del VIH", dijo Chantry. "La OMS también ha recomendado investigaciones sobre la factibilidad de apoyar y sostener esta práctica en mayor escala".

Además de Chantry, otros autores del estudio fueron Sera L. Young, Janet Peerson y Kathryn Dewey de UC Davis; Waverly Rennie, Monica Ngonyani, Clara Mashio y Margaret Nyambo de University Research Company, Dar es Salaam, Tanzania; Kiersten Israel-Ballard y Peggy Koniz-Booher de PATH, Seattle; Mecky Matee de Muhimbili University de Health and Allied Sciences, Dar es Salaam, Tanzania; y Deborah Ash de Academy for Educational Development, Dar es Salaam, Tanzania.

El estudio, "Factibilidad del Uso de Agua Materna Calentada a Baño María Como Opción de Alimentación de Bebés No Infectados pero Expuestos al VIH Después de los 6 Meses de Edad en Zonas Urbanas de Tanzania", fue financiado por el Instituto Nacional de Salud (beca número R01HD057602). Para una copia del estudio, enviar la solicitud a  karen.finney@ucdmc.ucdavis.edu.

Hospital Infantil de UC Davis
El Hospital Infantil de UC Davis es el único hospital integral de niños clasificado nacionalmente en la región de Sacramento que ofrece atención a bebés, niños y adolescentes con servicios de subespecialidades médicas, y atención primaria y crítica. El hospital incluye el único departamento de emergencia pediátrica y centro pediátrico de traumatismo de nivel I, que ofrece atención del más alto nivel a niños gravemente enfermos.  El hospital de 129 camas incluye una unidad neonatal de cuidados intensivos de vanguardia con 49 camas y una unidad pediátrica de cuidados intensivos de 24 camas.  Con más de 120 médicos en 33 subespecialidades, el Hospital de Niños de UC Davis tiene más de 74,000 visitas clínicas y de hospital y 13,000 visitas a la sala de emergencia cada año.  Para obtener mayor información visite http://children.ucdavis.edu.