Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | April 20, 2012

La preponderancia del cáncer de esófago es alta en el Norte de California, pero el índice de supervivencia está mejorando

El Centro Integral del Cáncer de UC Davis trabaja para mejorar el resultado de los tratamientos

(SACRAMENTO, Calif.)

El cáncer de esófago no recibe tanta atención como otros cánceres comunes como el cáncer de mama o el cáncer de próstata, pero los índices de esta enfermedad mortal en el norte de California, incluyendo Sacramento y las regiones centrales, están entre los más altos del estado.

Como abril es el mes de Concientización sobre el Cáncer de Esófago, el Centro Integral del Cáncer de UC Davis apunta a educar al público sobre los factores de riesgo, y los signos y síntomas de la enfermedad para promover el diagnóstico y tratamiento temprano.

La probabilidad de tener cáncer de esófago aumenta con la edad, y los hombres tienen índices de tres a cuatro veces más altos. La enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD), que puede causar acidez y ardor estomacal, o el esófago de Barrett, que es causado por reflujo ácido crónico, también pueden representar un riesgo de cáncer.  El consumo de tabaco y alcohol y la obesidad ponen a las personas en un riesgo mayor de cáncer de esófago. Muchos estadounidenses reconocidos han muerto de cáncer de esófago, incluyendo el actor Humphrey Bogart, la ex gobernadora de Texas Ann Richards, y más recientemente el famoso jugador de baseball Harmon Killebrew y el ensayista Christopher Hitchens.

Los datos más recientes del Registro de Cáncer de California muestran que los índices más altos de cáncer de esófago en el estado del 2004 al 2009 se concentraron en los 10 condados más al norte de California -entre 4.44 y 5.11 de casos cada 100,000 personas, comparado con 3.98 cada 100,000 personas en todo el estado. En la región de Sacramento, el índice de cáncer de esófago fue de 4.21 a 4.42, también por encima del promedio estatal. Y contrariamente a los cánceres de mama, próstata, pulmón y colon, cuya incidencia está disminuyendo, el cáncer de esófago está entre los cánceres cuya incidencia ha seguido aumentando.

Aunque el cáncer de esófago no siempre produce síntomas obvios, los signos de la enfermedad pueden incluir dificultad para tragar, pérdida inexplicada de peso, dolor en el pecho, presión u ardor, fatiga, frecuente atragantamiento al comer, indigestión o acidez estomacal, y tos y ronquera. Las personas con reflujo crónico pueden controlar sus síntomas con medicamentos que reducen la acidez estomacal.

Por suerte hay tratamientos nuevos que han reducido el índice de mortalidad a causa del cáncer de esófago, que en algún momento causó la muerte del 95 por ciento de las personas diagnosticadas con la enfermedad. Actualmente, alrededor de un 16 por ciento de todos los pacientes con cáncer de esófago sobreviven cinco años o más. Como con la mayoría de los cánceres, las chances de supervivencia aumentan cuando la enfermedad se diagnostica y se trata temprano.

JoAnn Charlene Cannon, profesora de italiano retirada que vive en Davis, California, y tiene 62 años, fue diagnosticada con cáncer de esófago en septiembre del 2011. Con predisposición a la enfermedad por una condición llamada acalasia, que hace que la comida se acumule en el esófago y crea dificultad para tragar, Cannon recibió exámenes regularmente para detectar signos de cáncer.  Cuando los médicos encontraron un tumor que había penetrado el músculo del esófago, Cannon optó por cirugía para extraer el esófago.

David Tom Cooke, el oncólogo y cirujano de tórax que realizó la operación, dijo que Cannon tuvo suerte porque el tumor se detectó temprano, y no necesitó tratamiento de quimioterapia o radiación.  Cooke logró extraer el esófago usando incisiones pequeñas, minimizando posibles complicaciones post-operatorias y reduciendo el tiempo de recuperación.

El equipo de cáncer de esófago del Centro Integral del Cáncer de UC Davis ha desarrollado un programa para hacer más eficiente el tratamiento de los pacientes con cáncer de esófago. La guía denominada "pathways" asiste a los enfermeros, médicos residentes, cirujanos y otros prestadores en ocho categorías de pacientes, desde exámenes y tratamientos hasta dieta y planes para dar de alta al paciente.  El uso de esta guía ha reducido significativamente el tiempo que los pacientes permanecen en el hospital, y la cantidad de pacientes que han debido ser internados otra vez después de la cirugía o han sufrido complicaciones pulmonares.

Para Cannon la recuperación ha sido alentadora. Si bien adaptarse a un esófago muy corto y un estómago más pequeño ha requerido cambios significativos en su dieta, ahora puede comer casi todo en porciones pequeñas.  Cannon también ha reiniciado su muy activo estilo de vida, que incluye esquiar y jugar al golf y al tenis.

"Es cierto que después de la cirugía uno tiene que determinar a qué actividades normales puede volver, y qué parte de la vida de uno tiene que cambiar", dijo Cannon. "Me siento muy bien.  Estoy volviendo a una normalidad 'nueva'".

Sobre el Centro Integral del Cáncer de UC Davis
El Centro Integral del Cáncer de UC Davis es el único centro designado por el Instituto Nacional del Cáncer que presta servicios en el Valle Central y el Norte de California, una región de más de 6 millones de personas.  Sus especialistas prestan atención integral y de calidad a más de 9,000 adultos y niños cada año, y ofrecen a los pacientes acceso a más de 150 ensayos clínicos.  Su programa innovador de investigación cuenta con más de 280 científicos de UC Davis, el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore y el Laboratorio Jackson (JAX West), cuyas sociedades científicas facilitan el descubrimiento de nuevas técnicas para diagnosticar y tratar el cáncer.  A través de la Red de Atención del Cáncer,  UC Davis colabora con hospitales y centros clínicos en todo el Valle Central y el Norte de California para ofrecer a los pacientes con cáncer los servicios más avanzados de atención.  Su trabajo en la comunidad y sus programas de educación apuntan a reducir las desigualdades en los resultados del tratamiento del cáncer en distintas comunidades étnicas.  Para mayor información, visite www.ucdmc.ucdavis.edu