Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | March 1, 2012

Estudio de UC Davis muestra disminución en el aumento de la obesidad infantil en California

(SACRAMENTO, Calif.)

Después de diez años de aumentos en el índice de obesidad infantil, un nuevo estudio de UC Davis muestra que la tendencia ha disminuido desde el 2003 hasta el 2008 entre los niños de edad escolar de California.

Si bien están alentados por los resultados, los autores expresaron preocupación por un grupo de jóvenes que son los que actualmente están detrás del aumento en la obesidad: los niños de menos de 10 años.

"Los niños que eran obesos al empezar quinto grado seguían siendo obesos en los años subsiguientes, a pesar de mejoras en los estándares de nutrición y actividad física", dijo William Bommer, profesor de medicina cardiovascular en UC Davis y autor principal del estudio. "Y sospechamos que esta tendencia empieza antes del jardín de infantes".

Publicados en la edición de febrero del 2012 en la Revista Americana del Corazón, los resultados indican un cambio significativo en el trabajo para reducir el impacto de una condición crónica que está asociada a problemas serios de salud en los adultos que pueden empezar en la infancia, incluyendo enfermedades cardíacas, diabetes, problemas respiratorios y algunos cánceres.

Bommer fue parte de un grupo estatal de trabajo que recomendó estándares para ayudar a proteger a los niños y adolescentes de K-12 contra enfermedades asociadas a una vida sedentaria y malos hábitos de comida. Como resultado, en el 2005 se aprobaron nuevas leyes para expandir programas de actividad física, educación nutritiva y alternativas a bebidas y comidas con alto contenido de grasa y azúcar en las escuelas de California.

Desde 1996, las escuelas de California han presentado al Departamento de Educación del Estado los resultados de una variedad de evaluaciones físicas y de composición corporal en jóvenes de quinto, séptimo y noveno grado.  Las evaluaciones de composición corporal incluyeron medidas del índice de masa corporal -o IMC--que determinan si un niño tiene un peso sano, está excedido de peso o es obeso.  La información de todos los estudiantes del 2003 al 2008 fue proporcionada a Bommer para evaluar y medir el éxito de los nuevos estándares.  Para el estudio actual, él y sus colegas incluyeron datos de un total de 6.3 millones de estudiantes cuyos resultados de pruebas físicas completas y evaluaciones de composición corporal estaban disponibles.

Se obtuvieron algunos resultados alentadores. Si bien la obesidad infantil todavía está en aumento (un 2 por ciento más de niños tenían sobrepeso y obesidad en el 2008 que en el 2003), el índice de aumento está bajando.  Estudios nacionales en décadas anteriores mostraban aumentos de obesidad de entre 0.8 por ciento y 1.7 por ciento por año en niños y adolescentes.  Para el estudio actual, el índice de aumento en California fue de un promedio de 0.33 por ciento por año.

Además, aunque los resultados de las pruebas físicas variaron (la fuerza abdominal y del extensor del tronco en general empeoraron, mientras que la fuerza y flexibilidad corporal en general mejoraron), hubo un aumento significativo en el porcentaje de niños con buena capacidad aeróbica.
"Esto fue particularmente alentador, porque la resistencia cardiovascular y respiratoria se asocian directamente a un riesgo reducido de enfermedades cardíacas y diabetes más adelante, especialmente si se mantiene con el tiempo", dijo Bommer.

Sin embargo, una preocupación fue que los estudiantes con menos capacidad aeróbica, resultados más bajos de fortaleza en el torso y niveles más altos de IMC en general vivían en condados con ingresos medios más bajos (menos de $40,000 por año) o mayor desempleo.

"Claramente necesitamos hacer más para asegurar que los jóvenes, independientemente de a qué escuela vayan, se estén beneficiando de los estándares de salud recomendados", dijo Melanie Aryana, también autora principal del estudio e investigadora en medicina cardiovascular en UC Davis.  "Expandir los esfuerzos para asegurar que todas las escuelas de California tengan los recursos que necesitan para hacer cambios saludables podría ayudar".

La recomendación más fuerte del equipo fue reducir la tendencia hacia el inicio temprano y persistente de la obesidad entre los estudiantes más chicos.  Según Bommer, esta generación podría eventualmente revertir los avances recientes en la reducción de riesgos de enfermedades cardíacas y mortalidad.  Bommer aconseja pruebas físicas más tempranas, incluso en edad prescolar, para controlar mejor este aumento, junto a intervenciones que específicamente traten el sobrepeso antes de los 10 años.

"Nuestro estudio demuestra que los estándares de nutrición y actividad física pueden ayudar a que menos jóvenes se vuelvan obesos durante un tiempo crítico en sus vidas para establecer hábitos sanos a largo plazo", dijo Bommer.  "Pero simplemente imagínense cuánto más podríamos hacer para reducir el impacto de la obesidad si tuviéramos el mismo éxito mucho más temprano en la vida de los niños".

Otro autor del estudio, además de Bommer y Aryana, fue Zhongmin Li, profesor asociado de medicina interna en UC Davis.

La Facultad de Medicina de UC Davis es una de las escuelas líderes de medicina en el país, reconocida por sus investigaciones y programas de atención primaria.  La facultad ofrece programas de maestría con acreditación completa en salud pública e informática, y su programa combinado de medicina y doctorado está capacitando a la próxima generación de médicos científicos para conducir investigaciones de alto impacto y traducir sus descubrimientos en mejor atención clínica.  Además de ser reconocida como líder en investigación médica, la facultad está comprometida a atender a comunidades marginales y mejorar la atención médica rural.  Para mayor información, visite la Escuela de Medicina de UC Davis en medschool.ucdavis.edu.