Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | March 25, 2012

"Entrenando Jóvenes para ser Hombres", un recurso efectivo para eliminar la violencia en las relaciones de pareja de los adolescentes

(SACRAMENTO, Calif.)

La capacidad de los deportistas varones de la escuela secundaria de reconocer e intervenir para eliminar la violencia en las relaciones de pareja de los adolescentes -- la agresión física, sexual y emocional que son prevalentes en estas relaciones -- puede mejorar con la intervención de algunos de los modelos más importantes en la vida de estos jóvenes: sus entrenadores.

Un nuevo estudio realizado en Sacramento y liderado por investigadores de UC Davis ha mostrado que un programa estructurado ofrecido por los entrenadores, llamado "Entrenando Jóvenes para ser Hombres," (CBIM) es efectivo para desalentar la violencia adolescente en las relaciones de pareja.  La investigación se publica hoy en Internet en la Revista de Salud Adolescente.

"Los deportistas varones de escuelas secundarias cuyos entrenadores ofrecieron este programa fácil de implementar reportaron conductas testimoniales más positivas, que quiere decir que fueron más propensos a decir o hacer algo para detener conductas perjudiciales e irrespetuosas hacia las mujeres en situaciones de las que fueron testigos entre sus pares masculinos", dijo Elizabeth Miller, profesora asistente adjunta de pediatría de UC Davis y jefa de medicina adolescente en la Universidad de Pittsburgh.

En Estados Unidos, una en tres adolescentes mujeres sufre abuso físico, emocional o verbal cuando sale con un joven adolescente.  Promover actitudes no violentas entre adolescentes varones hacia las adolescentes mujeres es reconocido como un paso crítico para reducir la incidencia de violencia en estas relaciones.

"Entrenando Jóvenes para ser Hombres"  (CBIM) es un programa basado en el deporte en la escuela secundaria que intenta reducir la violencia en las relaciones de pareja entre adolescentes, comprometiendo a los entrenadores como modelos positivos para generar mensajes de prevención de violencia a los deportistas varones. Es un programa nacional creado por Futures Without Violence (Futuros sin Violencia), anteriormente conocido como Family Violence Prevention Fund (Fondo de Prevención de Violencia Familiar) en el 2000. Para el programa, a los entrenadores se les enseñó el uso de una serie de tarjetas de capacitación que ofrecen estrategias para iniciar conversaciones sobre la violencia en las relaciones amorosas de adolescentes y promover actitudes apropiadas hacia las mujeres en los jóvenes deportistas.

El estudio se realizó entre más de 2,000 jóvenes deportistas en 16 escuelas secundarias en cuatro distritos escolares urbanos en el condado de Sacramento, California, entre el invierno del 2009 hasta el otoño del 2010. Ocho de las escuelas fueron seleccionadas al azar para recibir el programa, mientras que las otras ocho escuelas sirvieron para comparación. De los entrenadores que se consultaron, 87 por ciento aceptó participar en el estudio. A los deportistas de noveno a decimosegundo grado que aceptaron participar se les hizo una encuesta básica de 15 minutos al principio de su temporada deportiva, que evaluó sus actitudes sobre la violencia y las conductas en sus relaciones con mujeres adolescentes. La misma encuesta se realizó nuevamente al final de la temporada deportiva (el estudio incluyó deportes de otoño, invierno y primavera).

Por ejemplo, las preguntas buscaban evaluar las percepciones de los adolescentes sobre conductas abusivas como "decirle a las chicas a qué amigos pueden ver o no y con qué amigos pueden hablar o no" y "decirles que son feas o estúpidas". Las respuestas se evaluaron usando una escala de cinco puntos para categorizar las respuestas de "no abusivo" a "extremadamente abusivo". Otros puntos de la encuesta evaluaron el nivel de acuerdo de los deportistas con declaraciones como "si una chica es violada generalmente es porque no dijo no con suficiente claridad" o "un hombre/chico perderá respeto si habla sobre sus problemas". A los jóvenes también se les preguntó si intervendrían o no al ser testigos de distintas conductas abusivas, como oír a un joven hacer comentarios derogatorios sobre la apariencia de una chica.

La encuesta también preguntó si los deportistas habían sido testigos de conductas abusivas y si habían intervenido o no.  A los jóvenes que habían estado en una relación de pareja se les preguntó si habían participado en alguna de 10 conductas abusivas, incluyendo abuso físico, sexual y emocional con la joven en los últimos tres meses. Dieciocho por ciento de los jóvenes deportistas que habían estado en relación de pareja dijo haber perpetrado una conducta abusiva con su pareja en los últimos tres meses, con abuso verbal y emocional siendo el más común.

El estudio mostró que los jóvenes que fueron expuestos al programa CBIM dijeron que eran más propensos a intervenir en caso de observar una conducta abusiva de un par en comparación con los adolescentes del grupo de control, mientras que la probabilidad de que los deportistas del grupo de control intervinieran disminuyó en general durante el curso de la temporada de deporte.  Y los jóvenes expuestos al programa  CBIM fueron significativamente más propensos a informar que hicieron algo para detener conductas irrespetuosas y perjudiciales entre sus pares, en comparación con los jóvenes del grupo de control.

"Hay muy pocos programas de prevención de violencia en parejas de adolescentes que hayan demostrado ser eficientes usando un diseño de investigación riguroso. Este estudio ofrece evidencia importante del potencial de un programa práctico para reducir tal violencia que se pueda integrar a los esfuerzos de prevención de violencia en parejas de adolescentes en las escuelas y la comunidad", dijo Daniel Tancredi, profesor asistente de pediatría en UC Davis y co-investigador de este estudio.

"Esfuerzos anteriores de prevención de violencia generalmente no incluían a los entrenadores como socios, sin embargo los entrenadores pueden ser modelos muy importantes para sus deportistas.  Con la capacitación y el apoyo apropiados, los entrenadores pueden alentar a sus deportistas a ser líderes positivos en sus comunidades y parte de la solución", dijo Miller.

El programa CBIM se puede descargar gratuitamente en Futures Without Violence (www.coachescorner.org). En Sacramento, WEAVE (socio de este estudio de investigación) sigue ofreciendo capacitación y apoyo en escuelas secundarias del área.

Otros autores del estudio son Daniel J. Tancredi y Nicholas Stetkevich de la Facultad de Medicina de UC Davis; Heather L. McCauley, Maria Catrina D. Virata, y Heather A. Anderson del Hospital infantile de Pittsuburgh/Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh; Michele R. Decker del Departamento de Población, Familia y Salud Reproductiva de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins; Ernest W. Brown de WEAVE (Mujeres Escapando un Ambiente de Violencia) en Sacramento, Calif.; Feroz Moideen de Futures Without Violence; y Jay G. Silverman de la Universidad de California, San Diego.

El Hospital Infantil de UC Davis es el único hospital integral para niños en la región de Sacramento que ofrece atención a bebés,niños y adolescentes con servicios de subespecialidades médicas,y atención primaria y crítica. El hospital incluye el único departamento de emergencia pediátrica y centro pediátrico de traumatismo de nivel I,que ofrece atención del más alto nivel a niños gravemente enfermos.El hospital de 129 camas incluye una unidad neonatal de cuidados intensivos de vanguardia con 49 camas y una unidad pediátrica de cuidados intensivos de 24 camas. Con más de 120 médicos en 33 subespecialidades, el Hospital de Niños de UC Davis tiene más de 74,000 visitas clínicas y de hospital y 13,000 visitas a la sala de emergencia cada año.Para obtener mayor información visite www.ucdmc.ucdavis.edu/children.