Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | February 7, 2012

Niños con autismo regresivo, pero sin autismo temprano, tienen cerebros más grandes que niños sanos de la misma edad, indica un estudio

Sin embargo, el estudio no encontró diferencias en el tamaño del cerebro de las niñas con autismo

(SACRAMENTO, Calif.)

En el estudio más grande que se haya realizado hasta ahora sobre el desarrollo del cerebro en niños en edad pre-escolar con autismo, un estudio de investigadores del Instituto de MIND de UC Davis, se ha descubierto que los niños de 3 años con autismo regresivo, pero sin autismo temprano, tienen cerebros más grandes que niños sanos de la misma edad.

El estudio fue publicado hoy en Internet en la Edición Temprana de Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias (Proceedings of the National Academy of Science Early Edition) y fue liderado por Christine Wu Nordahl, investigadora del Instituto de MIND de UC Davis y profesora asistente en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta, y David G. Amaral, presidente de la Fundación Beneto, director de investigaciones del Instituto de MIND y profesor distinguido de la Universidad de California en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta.

"El descubrimiento de que los niños con autismo regresivo muestran una forma distinta de neuropatología que los niños con autismo temprano es una novedad", dijo Nordahl. "Además, cuando evaluamos a las niñas con autismo separadamente de los niños, observamos que las niñas no tenían crecimiento anormal del cerebro, independientemente de si tenían autismo temprano o regresivo".

El crecimiento del cerebro se ha observado en estudios anteriores sobre el autismo.  Sin embargo, antes de este estudio se sabía muy poco sobre cuántos y qué niños con autismo tienen cerebros más grandes de lo normal.

"Esto se suma a la creciente evidencia de que hay subtipos biológicos múltiples de autismo, con distintos fundamentos neurobiológicos", dijo Amaral.

El autismo es un trastorno del desarrollo neurológico, cuyos síntomas incluyen déficits en el lenguaje, la comunicación y la interacción social.  La condición afecta a 1 de cada 110 niños nacidos hoy, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos.  Se diagnostica más frecuentemente en niños que en niñas - en una proporción de 4 a 1.

El estudio actual es uno de los primeros publicados con información recabada por el Proyecto de Autismo Phenome (APP). La meta del proyecto es reclutar e inscribir tantos niños pequeños como sea posible para recabar suficiente información biológica y de la conducta para caracterizar distintos subgrupos de autismo y explorar distintos signos neurales, inmunológicos y genéticos del autismo.
Para el estudio, los autores inscribieron a un total de 180 niños de 2 a 4 años de edad. De los participantes, 114 tenían trastorno del espectro autista.  El resto de los participantes eran un grupo de control de 66 niños de la misma edad de desarrollo típico.  De los niños con autismo, el 54 por ciento fue diagnosticado con la forma regresiva y el 46 con el tipo no regresivo.

Los investigadores tomaron imágenes de resonancia magnética (IRM) (magnetic resonance imaging - MRI) de 180 participantes de 3 años de edad. Para evaluar el índice de crecimiento del cerebro antes de los 3 años, analizaron medidas de la circunferencia de la cabeza tomadas durante consultas médicas pediátricas de rutina de bebés desde su nacimiento hasta los 18 meses de edad.  Los padres de aproximadamente la mitad de los niños con autismo indicaron que los niños habían sufrido una regresión, caracterizada por la pérdida de aptitudes sociales y de lenguaje adquiridas previamente.

Las IRMs de los participantes en el estudio se tomaron durante la noche mientras los niños dormían naturalmente, usando protocolos desarrollados específicamente para el Proyecto de Autismo Phenome de Nordahl.

"Obtener IRMs en niños de 3 años sin usar sedantes puede parecer muy difícil.  Pero al colaborar estrechamente con los padres de hecho tuvimos éxito más del 85 por ciento de las veces.  La paciencia por parte de todos y la dedicación de las familias fueron esenciales para nuestro éxito", dijo Nordahl.

El estudio determinó que el crecimiento acelerado de la cabeza y el agrandamiento del cerebro se observaron consistentemente sólo en el subgrupo de niños diagnosticados con autismo regresivo.  Específicamente, el volumen total del cerebro de niños de 3 años de edad con autismo regresivo fue 6 por ciento más grande que el de niños de la misma edad de desarrollo normal. El estudio determinó que un 22 por ciento de los niños con autismo regresivo, comparado con un 5 por ciento de niños sin autismo regresivo, tenían cerebros agrandados.

Los cambios en el tamaño del cerebro no fueron obvios en los niños que no sufrieron una regresión.  Las niñas con autismo, independientemente de la situación de autismo temprano, tampoco mostraron un crecimiento anormal del cerebro. Los descubrimientos del estudio sugieren que las anormalidades en el crecimiento general del cerebro se dan específicamente en los niños con el tipo de autismo regresivo, y que el crecimiento rápido del cerebro puede ser un factor de riesgo para la regresión, dijeron los investigadores.

Si bien el cerebro era claramente más grande a los 3 años, el estudio también determinó el momento en el que empezó el crecimiento precoz examinando los registros de la circunferencia de la cabeza que ofrece un cálculo razonable del tamaño del cerebro en niños pequeños.  Estos análisis indicaron claramente que el crecimiento del cerebro se desvió de la normalidad a los 4 o 6 meses de edad.  Esto es particularmente interesante, porque muchas familias creen que factoría causa que llevó a la regresión de su hijo sucedió cerca del momento en que la regresión ocurrió.  Sin embargo, los datos reportados en este documento indican que el proceso que llevó al cerebro agrandado, que presuntamente también está asociado con el comienzo del autismo, comenzó cuando el niño era un recién nacido.

Todavía queda mucho por aclarar con respecto a los cambios del cerebro asociados con el autismo, dijeron los autores.  En el estudio actual, no todos los niños con regresión demuestran el crecimiento precoz del cerebro.  El equipo de investigación también sigue trabajando para definir la patología subyacente del cerebro en niños con autismo temprano y en niñas con autismo.

"No está claro cuántos tipos distintos de autismo serán identificados", dijo Amaral. "El propósito de definir distintos tipos de autismo es estudiar más eficazmente la causa de cada tipo y eventualmente determinar medidas preventivas eficaces y tratamientos mejores y más individualizados. Éste es el primer paso para definir los subtipos de autismo en base a la información recabada por el Proyecto de Autismo Phenome, pero ciertamente no será el último.  Ya hay indicadores de que otros subtipos de autismo estarán asociados más de cerca con diferencias inmunológicas o alteraciones genéticas".

Otros autores del estudio son Nicholas Lange del Departamento de Psiquiatría y Bioestadísticas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y el Hospital de Salud Pública McLean; Deana D. Li, Lou Ann Barnett, Aaron Lee, Tony J. Simon, Sally Rogers y Sally Ozonoff del Instituto de MIND de UC Davis y el Departamento de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta en la Facultad de Medicina de UC Davis; y Michael H. Buonocore del Departamento de Radiología de la Facultad de Medicina de UC Davis.

El estudio fue financiado con subsidios del Instituto Nacional de Salud Mental y el Instituto de MIND de UC Davis.

En el Instituto de MIND de UC Davis, científicos de renombre mundial realizan investigaciones para identificar mejores tratamientos, así como también las causas y curas para el autismo, el trastorno hiperactivo de déficit de la atención, el síndrome X frágil, el síndrome de Tourette y otras enfermedades de desarrollo neurológico. Los avances en la neurociencia, biología molecular, genética, farmacología y ciencias de la conducta están llevando a un mejor entendimiento de la función cerebral. El Instituto de MIND de UC Davis usa éstas y otras disciplinas para realizar investigaciones colaborativas y multidisciplinarias. Para mayor información, visite mindinstitute.ucdavis.edu.

.