Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | January 10, 2012

Cirujano de trasplantes de UC Davis usa técnica mínimamente invasiva para donantes de órganos

Ahora se usa una incisión pequeña para donantes vivos de riñón que salvan vidas

(SACRAMENTO, Calif.)

Angela Whalen no buscaba un cirujano que hiciera nefrectomías con una sola incisión.  Ella sólo quería salvar la vida de su padre.  El hecho de que Whalen pudo tener un procedimiento quirúrgico único para donar su riñón, con una cicatriz apenas visible, fue un beneficio adicional del regalo de vida de una hija a su padre.

Hasta que viajó al Centro Médico de UC Davis después de descubrir que podía ser donante, Whalen no había oído nada del procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que Christoph Troppmann, profesor de cirugía de UC Davis, ofrece regularmente a los donantes de riñones.  Troppmann puede extraer un riñón a través de una sola entrada -o una incisión--en el ombligo del paciente.  Es uno de solamente un puñado de cirujanos en todo el país que realizan este procedimiento único.

"El Dr. Troppmann me habló del procedimiento durante una de nuestras reuniones preliminares, pero yo realmente no lo tomé en cuenta", dijo Whalen, residente de Atlanta.  "Cuando realmente decaí en la cuenta fue después de la cirugía, cuando le dije al doctor, en broma: '¿Realmente he tenido una cirugía?'"

Kidney donor Angela Whalen ©  UC Regents
Seleccione aquí para ver un video sobre la donación de riñón de Whalen y el procedimiento único que lo hizo posible.

En el último año, Troppmann realizó aproximadamente 65 trasplantes de riñón de donantes vivos usando la técnica especializada. El cirujano dice que posiblemente la técnica tiene múltiples beneficios en comparación a la cirugía de tipo convencional de trasplante laparoscópico, que fue una técnica mínimamente invasiva cuyo pionero fue su colega Richard Pérez en el Centro Médico de UC Davis en 1997.  El centro médico recientemente recibió un Premio de Excelencia de Trasplantes de Riñón en el 2012, de la organización conocida en inglés como HealthGrades, una organización líder e independiente de clasificaciones de atención médica, que reconoció a UC Davis como uno de los mejores hospitales en la nación para los trasplantes de riñón.

"El beneficio principal de la cirugía de una sola incisión es que uno simplemente tiene una sola apertura pequeña en lugar de múltiples incisiones", dijo Troppmann, cuyos pacientes generalmente se quedan en el hospital solamente dos días. "Estos pacientes donantes tienen generalmente tiempos de recuperación mucho más cortos.  Ahí es donde realmente hemos visto la diferencia.  Es todavía sorprendente para nosotros que una semana después de la cirugía, cuando vemos a nuestros donantes en la clínica y les pedimos que se levanten de la mesa de examinación, es casi como si no hubieran tenido cirugía".

Troppmann dijo que los donantes vivos de riñones tienen que estar en buen estado de salud, y que donar un órgano es un procedimiento electivo. Su meta es proveer el procedimiento más seguro posible, con mínimo trastorno para la vida y el trabajo de la familia del paciente.  Para donantes como Whalen, sin embargo, el tipo de técnica quirúrgica es secundaria a simplemente poder mejorar la salud y bienestar de un amigo o ser querido.

"Yo realmente no pensé mucho en el procedimiento hasta justo antes de la cirugía, pero sí después, cuando vi la pequeña, muy pequeña cicatriz por primera vez", dijo Whalen.  "Lo principal era simplemente estar segura de que podía donar mi riñón.  Yo pensaba: 'Necesita un riñón.  Es mi padre.  No es gran cosa".

En el momento del trasplante, el padre de Whalen, Isaiah Ollison, estaba en diálisis y en la lista de trasplantes de órganos por enfermedad renal.  Él y su esposa se habían resistido a la idea de que un familiar pudiera donar un riñón. Pero cuando Ollison viajó a Georgia a la graduación de la escuela secundaria de su nieto en el 2010, Whalen notó inmediatamente cuán débil y cansado se veía.  Fue en ese momento que ella insistió en averiguar si era una buena candidata para donar órganos.

"Cuando UC Davis llamó para decir que yo podía donar el riñón a mi padre, yo supe que lo haríamos", dijo Whalen.  "En realidad, aun cuando estábamos camino al centro médico el día del trasplante, mi padre todavía seguía diciendo: '¿Estás segura de que quieres hacer esto?'.  Y yo le decía: 'Papá, lo vamos a hacer''.

La nefrectomía de una sola entrada (o "un solo sitio") de Whalen es el último avance en procedimientos mínimamente invasivos para extraer de manera segura un riñón de donantes vivos. En la nefrectomía laparoscópica convencional, el cirujano hace una incisión pequeña en la parte inferior del abdomen e inserta un laparoscópico -un tubo pequeño con una luz y una cámara de video.  Luego el cirujano puede navegar e inspeccionar la región del riñón con la cámara, viendo la imagen en alta definición en un monitor de video por encima de la mesa de operaciones.  La técnica convencional también requiere tres o cuatro incisiones más en el abdomen del paciente y como puntos de entrada para los instrumentos quirúrgicos.

Para el procedimiento de una sola entrada, Troppmann usa una plataforma especial con forma de bóveda que se coloca en el abdomen del paciente.  El dispositivo cubierto de caucho, que él dice es un avance tecnológico muy importante, le ofrece más capacidad de maniobra y eficacia quirúrgica.

"Tenemos la capacidad de insertar nuestra cámara y dos instrumentos quirúrgicos a través de una sola incisión, y además tenemos la opción de insertar un cuarto dispositivo por propósitos de retracción", dijo Troppmann, que trabaja durante varias horas para separar cuidadosamente el riñón del donante de los tejidos y vasos sanguíneos circundantes dirigiéndolo a una bolsa pequeña y sacándolo a través de la misma incisión de dos pulgadas usada para la inserción de los instrumentos de la única entrada en el ombligo.

"Una vez que tenemos las principales estructuras vacías en el uréter, y las arterias y venas renales aisladas del riñón y a un lado, podemos recuperar el órgano y entregárselo al cirujano del receptor para el trasplante".
 
El colega de Troppmann en el trasplante de padre e hija fue John McVicar, profesor de cirugía, quien cuidadosamente revisó y preparó el órgano donado antes de llevarlo a un quirófano adyacente y trasplantarlo al padre de Whalen.

Después de pasar dos días en el hospital, Whalen volvió a la casa de sus padres para recuperarse.  Hasta intentó trotar, muy lentamente por propia admisión, no mucho después de la cirugía.

"Ya habían pasado 10 días, y yo ya quería empezar a moverme", dijo Whalen. "Salí a trotar tanto como pude.  buenote sentí bien.  Por supuesto, sentí un poco de dolor, pero lo hice".

Troppmann reconoce que su técnica quirúrgica se toma un poco más de tiempo en la sala de operaciones y es más difícil que las técnicas laparoscópicas convencionales.  Pero piensa que los beneficios adicionales que reciben sus pacientes valen la pena el esfuerzo.

"Lo que hace a UC Davis un centro médico único es que probablemente seamos el único centro médico en la costa oeste, y quizá en el oeste de Estados Unidos, que ofrece esta técnica regularmente a casi todos los donantes", dijo Troppmann.  "Para mí es particularmente importante, como cirujano, proveer a mis pacientes un tratamiento que tiene el menor efecto físico adverso. Queremos hacer la donación de órganos lo más fácil posible".

Para Ángela Whalen y su padre Isaiah Ollison, la experiencia fue positiva y los resultados fueron aun mejores.  Ollison ya no necesita diálisis tres veces por semana, y su nivel de energía ha mejorado considerablemente.

"Lo vi a mi padre esa primera noche después de la cirugía y se lo veía fantástico", dijo Whalen.  "Se lo veía como si hubiera recuperado su espíritu.  Estamos todos asombrados y muy agradecidos de que esté bien y se lo vea tan bien, que no haya indicios de rechazo, y que va a estar bien.  El trasplante es una bendición".

Premio de Excelencia de Trasplantes de Riñón en el 2012 de HealthGrades.

Sistema de Salud de UC Davis
El Sistema de Salud de UC Davis mejora la salud de pacientes en todas partes y lo hace proveyendo excelente atención médica, conduciendo investigaciones revolucionarias, promoviendo educación innovadora e interprofesional, y fomentando sociedades dinámicas y productivas con la comunidad. El sistema académico de salud incluye una de las mejores facultades de medicina del país, un hospital educativo de 631 camas de cuidados intensivos, un grupo de médicos de 800 miembros y la nueva Facultad de Enfermería Betty Irene Moore. El Sistema de Salud de UC Davis alberga un centro de cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer, un instituto internacional de desarrollo neurológico, un instituto de células madre y un hospital infantil integral. Otros centros nacionalmente reconocidos se concentran en avanzar la telemedicina, mejorar la salud vascular, eliminar las desigualdades de salud y traducir los resultados de sus investigaciones en nuevos tratamientos para los pacientes. Juntas, estas entidades hacen de UC Davis un centro de innovación que está transformando la salud de todos. Para mayor información, visite healthsystem.ucdavis.edu.