Skip to main content
News from UC Davis Health System

News from UC Davis Health System

NEWS | August 24, 2011

Investigadores de UC Davis encuentran células adiposas que causan enfermedades en pacientes con síndrome metabólico

El descubrimiento confirma nueva categoría de obesidad de alto riesgo para diabetes y enfermedades cardiovasculares

(SACRAMENTO, Calif.)

Investigadores de UC Davis Health System han descubierto indicadores biológicos que explican por qué algunas personas obesas desarrollan enfermedades crónicas como diabetes y cardiopatía, y otras no.

Los investigadores adoptaron un enfoque novedoso para ver específicamente la grasa corporal de individuos con síndrome metabólico, que es un enfermedad caracterizada por presión sanguínea alta, niveles altos de glucosa en ayunas, grasa abdominal excesiva y niveles anormales de colesterol.   Descubrieron que las células adiposas despiden marcadores biológicos asociados a resistencia de insulina e inflamación crónica, condiciones que generalmente causan diabetes o enfermedades cardiovasculares.

"Nuestro estudio muestra que la obesidad no es siempre igual y que cierta grasa corporal puede en realidad ser tóxica", dijo Ishwarlal Jialal, profesor de endocrinología, diabetes y metabolismo y autor principal del artículo titulado "Desregulación del Tejido Adiposo en Pacientes con Síndrome Metabólico", publicado hoy en Internet en la Revista de Endocrinología Clínica y Metabolismo.  "Hemos demostrado que la disfunción en la grasa de individuos con síndrome metabólico es más de lo que se puede explicar a causa de la obesidad.  Nos indica que el síndrome metabólico es una condición de alto riesgo para individuos que son obesos".

Si bien estudios anteriores usando sangre circulante descubrieron algunos de estos indicadores biológicos en individuos con síndrome metabólico, el estudio actual es el primero en identificar la grasa como fuente contribuyente de esos marcadores. El estudio también es único porque involucró a pacientes recién diagnosticados con síndrome metabólico que todavía no tenían diabetes o enfermedades cardiovasculares. Los científicos compararon la grasa de los sujetos en el estudio con la de personas que también eran obesas pero que no tenían síndrome metabólico.

"Esto nos hace ver claramente que el síndrome metabólico es de alto riesgo para la obesidad y debe tratarse seriamente", dijo Jialal, que dirige el Laboratorio de UC Davis para la Investigación Metabólica y de Arterioesclerosis.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades estima que un 35 por ciento de estadounidenses adultos tiene síndrome metabólico, y su preponderancia está creciendo aún en niños y jóvenes adultos globalmente.  El síndrome metabólico duplica el riesgo de una persona de desarrollar enfermedades cardiovasculares -que pueden llevar a infartos y derrames cerebrales -- y representa un riesgo cinco veces mayor de desarrollar diabetes.

"Esta es una peste de estos tiempos", dijo Jialal, que también es editor-en-jefe de la revista arbitrada Síndrome Metabólico y Enfermedades Asociadas.

En el estudio actual se realizaron biopsias para extraer tejido subcutáneo adiposo, que constituye cerca del 80 por ciento de la grasa corporal,  de la nalga de 65 pacientes: 39 recién diagnosticados con síndrome metabólico y 26 que eran obesos.  Los investigadores también tomaron medidas estándares como presión sanguínea y nivel de glucosa en ayunas, circunferencia de la cintura e índice de masa corporal (IMC). Las medidas de glucosa se usaron para estimar la resistencia a la insulina, y tanto la medida de la cintura como el IMC se usaron en el análisis estadístico para comparar los sujetos del estudio con sus pares en el grupo de control.

Luego Jialal y sus colaboradores midieron 11 marcadores biológicos para diabetes y enfermedades cardiovasculares, y contaron el número de macrófagos en el tejido adiposo. Estos macrófagos crean una estructura en forma de corona alrededor de células adiposas que han superado su suministro de  sangre y han muerto.  La presencia de los macrófagos -células del sistema inmunológico que se tragan y destruyen el residuo celular--indica el tipo de respuesta inflamatoria involucrada en las enfermedades cardiovasculares.

El año pasado Jialal publicó un estudio con los mismos 65 pacientes, indicando que éstos tenían células progenitoras endoteliales (CPEs) disfuncionales y menos células progenitoras endoteliales que los sujetos en el grupo de control.  Eventualmente estas células forman el revestimiento de los vasos sanguíneos y se usan para medir la salud cardiovascular.  Como en el estudio actual, esta anormalidad no se puede explicar simplemente con la obesidad.  Ahora el equipo de Jialal está analizando las diferencias en los monocitos entre los dos grupos de estudio. La nueva información indica la presencia de defectos intrínsecos en las CPEs y las críticas células de tejido adiposo, que son relevantes para un mayor riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Si bien el síndrome metabólico se puede revertir con dieta y actividad física para perder peso, Jialal dijo que otros tipos de tratamiento pueden ser necesarios.

"Yo llevo 34 años haciendo esto. Es difícil lograr que la gente mantenga cambios terapéuticos en su estilo de vida", dijo. Jialal agregó que los científicos deben tratar la disfunción de las células adiposas usando terapias medicinales existentes o nuevas para bloquear la producción de indicadores biológicos perjudiciales.

"Una vez que la gente tiene diabetes o enfermedades cardiovasculares, es demasiado tarde y mucho más costoso debido a las complicaciones que surgen. El síndrome metabólico es el antecedente.  Es ahí donde debemos intervenir", dijo Jialal.

El estudio recibió una subvención de la Asociación Americana de la Diabetes.  Otros autores del estudio actual son Sridevi Devaraj, profesor de patología y medicina de laboratorio, y Alaa Afify, profesor asociado de patología y medicina de laboratorio, ambos de UC Davis.  El primer autor, Andrew Bremer, estaba en UC Davis en el momento del estudio y ahora está en Vanderbilt University.

Sistema de Salud de UC Davis
El Sistema de Salud de UC Davis mejora la salud de pacientes en todas partes y lo hace proveyendo excelente atención médica, conduciendo investigaciones revolucionarias, promoviendo educación innovadora e interprofesional, y fomentando sociedades dinámicas y productivas con la comunidad. El sistema académico de salud incluye una de las mejores facultades de medicina del país, un hospital educativo de 645 camas de cuidados intensivos, un grupo de médicos de 800 miembros y la nueva Facultad de Enfermería Betty Irene Moore. El Sistema de Salud de UC Davis alberga un centro de cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer, un instituto internacional de desarrollo neurológico, un instituto de células madre y un hospital infantil integral. Otros centros nacionalmente reconocidos se concentran en avanzar la telemedicina, mejorar la salud vascular, eliminar las desigualdades de salud y traducir los resultados de sus investigaciones en nuevos tratamientos para los pacientes. Juntas, estas entidades hacen de UC Davis un centro de innovación que está transformando la salud de todos. Para mayor información, visite healthsystem.ucdavis.edu.