Skip to main content
Giving to UC Davis Health System

Giving to UC Davis Health System

NEWS | July 27, 2011

Herramienta popular para la mamografías no es efectiva para detectar el cáncer de mama

(SACRAMENTO, Calif.)

La tecnología asistida computarizada (o tecnología CAD, por sus siglas en inglés) no es efectiva para detectar el cáncer de mama, y pareciera aumentar el riesgo de que a una mujer se la llame de nuevo e innecesariamente después de una mamografía para realizarle exámenes adicionales, según lo indica un estudio de envergadura de UC Davis.

El análisis de 1.6 millones de mamografías en siete estados contiene los descubrimientos más contundentes hasta hoy sobre si la popular mamografía es efectiva o no para ayudar a detectar el cáncer de mama.

"En la práctica real, la tecnología aumenta el riesgo de que se vuelva a llamar innecesariamente a las pacientes para realizarles más exámenes a causa de resultados positivos falsos, sin beneficios claros para las mujeres", dijo Joshua Fenton, profesor asistente en el Departamento de Medicina Comunitaria y de Familia de UC Davis.  "Los cánceres de mama fueron detectados en el mismo estadio y el mismo tamaño independientemente de si los radiólogos usaron la tecnología CAD o no".

El estudio examinó mamografías hechas a más de 680,000 mujeres en 90 instalaciones de mamografías en siete estados del país, desde 1998 hasta el 2006.

En las instalaciones incluidas en el estudio,  el índice de resultados positivos falsos típicamente aumentó de 8.1 por ciento antes de la tecnología CAD a 8.6 después de que se instalara la tecnología.  Además, el índice de detección del cáncer de mama y el estado de avance y tamaño de los tumores del cáncer de mama se mostraron similares, independientemente de la tecnología CAD.

El estudio, titulado "Efectividad de la Tecnología Asistida Computarizada en la Práctica Comunitaria de Mamografías", se publicó el 27 de Julio en la Revista del Instituto Nacional del Cáncer y usó información del Consorcio de Observación del Cáncer de Mama.

Los programas computarizados de detección, aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos en 1998, analiza la imagen de la mamografía y marca áreas sospechosas para que los radiólogos las revisen.  Su uso ha aumentado dramáticamente en años recientes, desde que Medicare empezó a cubrirlo en el 2001.  Actualmente, la tecnología CAD se aplica a la gran mayoría de mamografías de Estados Unidos, con costos anuales directos para Medicare de más de 30 millones de dólares, según un estudio del 2010 de la Revista del Colegio Estadounidense de Radiología.

Según información de Medicare del 2009, las compañías de seguro, incluyendo Medicare, típicamente pagaron alrededor de $12 por mamografía por CAD además de los costos de la mamografía (alrededor de $81 por película de mamografía  y $130 por mamografía digital), representando de un 9 a un 15 por ciento más por el uso de la tecnología CAD.

El estudio actual se basa en la evaluación inicial de Fenton sobre la tecnología, publicada en la Revista de Medicina de New England en el 2007.  Ese estudio, que examinó el resultado de mamografías en 43 lugares distintos, incluyendo siete instalaciones que usaban tecnología CAD, mostró que la tecnología CAD estaba asociada con menor precisión en la interpretación de las mamografías pero no indicó ninguna diferencia en el índice de detección de cáncer invasivo de mama. 

Críticos del resultado de los descubrimientos en la Revista de Medicina de New England dijeron que el estudio se basó en el uso de una tecnología CAD más vieja, y que por lo tanto no reflejó su efectividad con precisión.

"En el estudio actual, evaluamos tecnología más nueva en una muestra más grande y un período más largo", dijo Fenton. "También miramos por primera vez al estado de avance y tamaño del cáncer, lo cual es crítico para entender cómo la tecnología CAD puede afectar los efectos del cáncer de mama a largo plazo, tal como la mortalidad".

Los autores escriben que los resultados de los estudios de la realidad de la tecnología CAD pueden diferir de los resultados pre-clínicos.  Sugieren que estas diferencias pueden surgir del hecho de que los radiólogos en la práctica clínica no siempre adhieren estrictamente al uso de la tecnología como está diseñada, como lo hacen los radiólogos en estudios que siguen protocolos determinados.

Los co-autores de Fenton son Group Health Research Institute, Cancer Research and Biostatistics, University of Washington, en Seattle; National Cancer Institute, en Bethesda, MD; University of Vermont, en Burlington; Oregon Health and Science University, en Portland; y Emory University, en Atlanta.

El estudio se condujo dentro del Consorcio Nacional de Observación del Cáncer de Mama, que está financiado por el Instituto Nacional del Cáncer.  La Sociedad Americana del Cáncer ofreció apoyo adicional, y también lo hicieron departamentos estatales de salud y registros de cáncer en todo Estados Unidos.

Consorcio de Observación del Cáncer de Mama
El Consorcio de Observación del Cáncer de Mama (BCSC, por sus siglas en inglés) es un recurso de investigación para estudios diseñados para evaluar la realización y calidad de prácticas de detección del cáncer de mama y sus efectos en los pacientes en Estados Unidos.  BCSC es una red colaborativa financiada por el Instituto Nacional del Cáncer que consiste de siete registros de mamografías vinculados a registros de tumores y/o patologías.  La red está apoyada por un Centro de Coordinación Estadística.  Actualmente, el consorcio tiene una base de datos con información de más de 8 millones de exámenes mamográficos, 2.3 millones de mujeres, y 100,000 casos de cáncer de mama (85,000 cánceres invasivos y 17,000 ductal carcinomas in situ). Para mayor information, visite http://breastscreening.cancer.gov.