Skip to main content
Center for Reducing Health Disparities

Center for Reducing Health Disparities

NEWS | June 25, 2012

UC Davis da a conocer un "plan maestro" para mejorar los programas de salud mental

Editor's note:

Descargue secuencias adicionales y video de entrevistas sobre el estudio en español e inglés en www.ctnsnews.com/clients/ucdavis 
Nombre de usuario: ucdavis
Contraseña: report
Nombres de archivos: ENG - UC Davis Report or SPAN - UC Davis Report
View this releases in English 

(SACRAMENTO, Calif.)

El Centro para la Reducción de Disparidades en Salud de UC Davis anunció hoy los resultados de un estudio exhaustivo que duro dos años y que detalla los obstáculos que existen para el acceso y la utilización de servicios de salud mental entre los latinos de California y ofrece soluciones para reducir las disparidades en la atención de salud mental.

El informe, Soluciones de la Comunidad para las Disparidades de Salud Mental en los Latinos, se basa en el aporte de más de 550 latinos que participaron en foros comunitarios realizados en 13 ciudades y dos escuelas preparatorias en todo el estado. El estudio es el primero en su tipo que usa un enfoque de vinculación comunitaria para identificar obstáculos y buscar soluciones que provienen de la comunidad a las necesidades de servicios de salud mental en comunidades latinas históricamente desfavorecidas.

La depresión, el abuso de alcohol y drogas y los trastornos por ansiedad son los problemas mentales más frecuentes entre los latinos. Si bien los trastornos mentales generalmente se manifiestan a más temprana edad que otras enfermedades crónicas, son muy pocos los latinos que reciben el tratamiento que necesitan.

Los jóvenes latinos en particular enfrentan situaciones estresantes que pueden aumentar su riesgo de ansiedad y depresión, lo cual puede llevar al abuso de sustancias y empeorar trastornos de la conducta.

Los latinos en situación económica desfavorable que han enfrentado situaciones estresantes en su vida, incluyendo vivienda inadecuada, adversidades en la infancia, y trauma y exclusión social, presentan un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud mental, los cuales se pueden agravar aun más cuando no tienen acceso a ningún servicio de salud.

"Las enfermedades mentales que no han sido tratadas son un problema muy común que crea cargas individuales y familiares importantes, reduciendo la calidad de vida y la productividad", dijo el autor principal del estudio, Sergio Aguilar-Gaxiola, que es el director del Centro para la Reducción de Disparidades en Salud de UC Davis y director del programa de Vinculación Comunitaria del Centro para la Ciencia Clínica Traslacional de UC Davis. "Realizamos este estudio para ayudar con las políticas y prácticas de la salud a nivel local y estatal con el objeto de mejorar la salud mental de los latinos y otras comunidades desfavorecidas".

Para el estudio, un equipo de investigación de UC Davis viajó por toda California realizando foros comunitarios para escuchar la perspectiva de consumidores, familiares, proveedores de servicios y líderes comunitarios sobre los servicios de salud mental para los latinos.

El equipo visito San Diego, Arcadia, Carson, Los Angeles y Solvang en el sur de California; Fresno, Sacramento, Camino y Stockton en la Región Central; Oakland y San Jose en el Área de la Bahía; Salinas en la Costa Central; y Chico en el norte del Valle de Sacramento. El equipo también se reunió con cerca de 60 estudiantes en las escuelas preparatorias de Huntington Park y Tracy, y en la Universidad Estatal de California, Dominguez Hills, para identificar problemas de salud mental y evaluar los servicios en escuelas.

Cada foro comunitario se centró en la prevención e intervención temprana. A los participantes se les pidió que describieran tanto los obstáculos que existen para la atención de salud mental, como las características de los programas, prácticas, modelos, recursos y enfoques en sus comunidades que podrían ayudar a eliminar esos obstáculos. En base a estos foros, se crearon una lista de recomendaciones y 16 programas ubicados en la comunidad que los participantes dijeron responden a los obstáculos para recibir atención de salud mental.

Lo que los participantes de los foros señalaron con mayor frecuencia fue que la percepción negativa de las enfermedades mentales hace que los latinos no busquen ni reciban servicios de salud mental. Otras preocupaciones comunes de los participantes incluyeron problemas como la vergüenza y el estigma, expectativas de masculinidad, exposición a la violencia, y falta de información y conocimiento sobre la efectividad de los tratamientos.

También se mencionaron otros obstáculos, entre ellos la falta de servicios lingüística y culturalmente apropiados, de profesionales de la salud mental que sean bilingües y biculturales y de programas educativos para jóvenes latinos, así como también un sistema de atención que no responde a las necesidades de aquellos que requieren servicios de salud mental. Los participantes se refirieron además a factores sociales y económicos, desde condiciones de vida inapropiadas hasta la falta de transporte, como desafíos importantes asociados con las enfermedades mentales y que son obstáculos para lograr y sustentar el bienestar.

Al preguntár sobre estrategias para mejorar el acceso a programas y servicios existentes, los participantes identificaron la necesidad de mayores esfuerzos comunitarios que sean culturalmente apropiados. Estos incluyen el uso de promotores/promotoras como embajadores de salud, la realización de retiros de salud para los trabajadores del campo, la participación de familias y seres queridos en el tratamiento, ser sensible a las necesidades delas comunidades LGBTQ (lesbianas, gays, bisexuales, trans e inquisitivos), y el establecimiento de comisiones latinas locales para abogar por las necesidades y los problemas de los latinos y verificar si se está respondiendo a sus necesidades.

"Los participantes también solicitaron que las agencias de salud mental demuestren su compromiso con las comunidades latinas desarrollando programas que sean efectivos en producir resultados positivos -mejorar desde el acceso a los servicios hasta incrementar la retención en tratamientos--y que guíen el desarrollo de políticas y servicios de salud a nivel estatal y local", dijo Aguilar-Gaxiola.

Cuando se les preguntó cómo mejorar el acceso a programas y servicios de salud mental existentes, los participantes identificaron las siguientes estrategias:

 Establecer programas escolares de salud mental para permitir el diagnóstico temprano de problemas potenciales de salud mental y educar a los estudiantes y sus familias sobre la salud mental. La detección temprana puede reducir el riesgo del inicio de enfermedades mentales y el uso de drogas.

  • Aumentar la colaboración entre organizaciones comunitarias, escuelas y agencias de servicios sociales, y coordinar y co-localizar servicios para optimizar recursos y expandir el acceso a tratamientos.
  • Usar la prensa y los medios de comunicación latinos comunitarios y sociales para crear concientización sobre la salud mental, reducir el estigma, y promover información y recursos sobre la identificación e intervención temprana de enfermedades mentales.
  • Desarrollar y sustentar una fuerza laboral de salud mental que sea culturalmente competente, basada en la cultura y el idioma de las comunidades latinas.
  • Favorecer un tratamiento cultural y lingüísticamente apropiado comunicándose con los consumidores de manera que se reconozcan y respeten sus creencias sobre la salud mental y se les haga sentir más cómodos.
  • Ofrecer recursos de vinculación y participación comunitaria, incluyendo coordinación con líderes latinos, y adaptar las recomendaciones del informe de UC Davis para difusión en todo el estado con el objeto de satisfacer las necesidades de salud y salud mental de la comunidad latina.

Aguilar-Gaxiola dijo que los resultados y recomendaciones son especialmente relevantes, dado que los latinos en California representan alrededor del 40 por ciento de la población. Actualmente, cerca del 60 por ciento de los niños de California son de origen latino. El Departamento de Finanzas de California estima que en el año 2050 los latinos representarán 52 por ciento de la población de California, estimada en 60 millones de personas.

Como resultado de este crecimiento de la población, los líderes latinos coinciden en que hay una mayor demanda de servicios y una necesidad creciente tanto de servicios que sean cultural y lingüísticamente competentes, como de esfuerzos específicos para reducir en forma efectiva las disparidades de salud mental y lograr equidad en la salud.

"A través de este informe hemos reunido e involucrado a la comunidad, cuya voz no se había hecho escuchar antes", dijo Aguilar-Gaxiola. "Estamos agradecidos a las personas y las comunidades que compartieron su tiempo y su sabiduría con nosotros. Al comunicar los resultados de nuestro estudio, nuestra meta es informar y ayudar a instituir políticas de salud que aumenten el acceso a servicios de salud mental que sean de calidad, mejorando de esa manera la calidad de vida y el bienestar de los latinos y otras comunidades desfavorecidas que luchan con enfermedades mentales no tratadas".

El reporte de disparidades en los servicios de salud mental fue preparado y financiado por el Departamento de Salud Mental de California y realizado en colaboración con el Concilio Latino para la Salud Mental, un grupo de lideres latinos que incluyeron una amplia gamma de representantes de varios sectores y edades como defensores de pacientes, consumidores y familias, gerentes de servicios étnicos de condados, proveedores de servicios de salud mental, promotoras/promotores, educadores, y miembros de las comunidades de trabajadores del campo, LGBTQ y justicia juvenil.

El proyecto fue financiado por la Ley de Servicios de Salud Mental, también conocida como Proposición 63, que fue aprobada por los votantes de California en noviembre del 2004 para responder a las comunidades desfavorecidas ofreciéndoles servicios cultural y lingüísticamente competentes para prevenir y tratar las enfermedades mentales. Las estrategias identificadas en el informe de UC Davis servirán para el desarrollo de políticas estatales de salud que mejoren la prestación de servicios de salud mental en el estado.

Sobre el Centro para la Reducción de Disparidades en Salud
El Centro para la Reducción de Disparidades en Salud, en colaboración con el Centro de Ciencia Clínica y Traslacional de UC Davis, ofrece liderazgo y apoyo dentro y fuera del Sistema de Salud de UC Davis para promover la salud y el bienestar de comunidades étnicas diversas. El centro se enfoca en crear concientización sobre los atributos culturales y lingüísticos únicos que tienen las comunidades minoritarias, desarrollando comunicaciones cultural y lingüísticamente competentes para los profesionales de la salud, y trabajando con legisladores, administradores, proveedores de servicios, pacientes y familias para reducir las disparidades y mejorar la calidad de los cuidados de salud. Siguiendo la larga trayectoria de UC Davis de atender a las poblaciones más vulnerables y necesitadas de la región de Sacramento, el centro crea concientización, realiza investigaciones críticas y ayuda a aquellas comunidades cuyas necesidades nunca han encontrado respuesta en el sistema tradicional de salud. La meta fundamental del centro es mejorar los resultados de salud para todos los que necesitan los servicios. Para mayor información, visite www.ucdmc.ucdavis.edu/crhd